fbpx
Avatar

¿Sabías en que consiste la figura del personal shopper inmobiliario?

Cuando la gente piensa en el modelo de negocio de una inmobiliaria, se queda con la idea de una empresa o profesional que se dedica a:

  • Captar inmuebles.
  • Publicarlos en portales inmobiliarios, webs, redes sociales y en la vitrina de su local.
  • Cobrar unos honorarios por sus servicios de intermediación y asesoramiento al propietario del inmueble.

Hasta aquí nada nos debería de sonar a extraño, puesto que al fin y al cabo, probablemente sea el día a día de la gran parte de las inmobiliarias hoy en día.

Pero en este artículo no pretendo hablar de la orientación al vendedor, sino de la orientación al comprador y lo que se suele llamar “personal shopper inmobiliario”.

Este modelo de negocio implica una transformación importante en el trabajo del día a día de una inmobiliaria.

Ahora su tarea será encontrar a través de sus contactos, redes, bolsas y MLS, así como en los portales de Internet, aquellas viviendas que se adapten a las preferencias de su cliente.

Por otro lado seguramente implicará trabajar con pocos clientes compradores y dedicarles mucho más tiempo ofreciendo una calidad de servicio mucho mayor.

Este servicio de personal shopper inmobiliario, cada vez esta más demandado.

En los tiempos que corren en los que en algunas ciudades y zonas la demanda es muy superior a la oferta, las personas que quieran un determinado tipo de vivienda valoraran enormemente la ayuda de este tipo de profesionales.

Este modelo de negocio tampoco nos obliga a tener una cartera propia de inmuebles, puesto que no la necesitamos.

De esta manera cobraremos nuestros honorarios al comprador que es al que realmente le estamos dando el servicio.

Hay personal shopper inmobiliarios que cobra una determinada cantidad al inicio y luego otro % final del importe de la venta en caso de éxito.

También hay otros agentes de la propiedad inmobiliaria que solo cobran en caso de éxito.

Nuestro consejo es que desde el inicio el comprador sea consciente que vas a ponerte a trabajar para él y este trabajo se tiene que cobrar.

Eso sí, se lo tendrás que demostrar, ofreciéndole un servicio de calidad y negociando el mejor precio a la hora de cerrar el contrato de compraventa.