fbpx
Avatar

Lo has decidido, vas a vender tu vivienda, pero, ¿Y por dónde empiezas? decides ponerle el precio que tu crees, la pones bonita, quitas esa sábana que protegías el sofá que está nuevo, porque claro, esa sábana la pusiste el primer día que llegó el sofá a tu casa.

Pero empiezas con una ilusión terrible y te vas desanimando por el camino. Recibes llamadas, alguna que otra visita, pero al final, nunca se cierra ningún trato.

Y es que vender una vivienda sigue siendo una tarea complicada, a pesar de la mejoría que vive el sector.

¿En qué estaremos fallando? Aquí te damos 3 consejos a la hora de vender tu vivienda.

1- Fijar un buen precio. Es importantísimo que no te pases de rodada, si pones un precio muy alto es lo que en el argot inmobiliario, se llama «quemar tu vivienda«, esto significa que el precio no está acorde con lo que es nuestra vivienda.

Al final lo que hacemos es generar desconfianza al consumidor. La vivienda baja progresivamente llegando a perder el interés del comprador.

2- Preparar un buen anuncio. ¿Quién no se va a Internet cuando tiene que vender o comprar una vivienda? Es necesario que estés allí y es necesario que tu anuncio esté acorde con la vivienda que estás vendiendo.

Debes presentarla de la mejor manera para que posibles clientes potenciales conozcan sus beneficios y sientan que es la casa de sus sueños.

Ten en cuenta que si tienes unas buenas fotos, un buen vídeo, home staging y un anuncio atractivo, te hará ganar muchísimos puntos.

Tanto el precio como el anuncio son vitales para el tercer consejo:

3- El posicionamiento. De nada sirve que tengas un buen anuncio, una buena vivienda y un buen precio, si no lo va a ver nadie. Tienes que estar en las primeras posiciones, y tanto los portales inmobiliarios, como los más famosos, siempre priman el hecho de tener un buen anuncio, un buen precio y un gran número de visitas.

Aunque siempre podrás recurrir a una inmobiliaria y a un buen profesional para que te lo posicione en lo más alto. Pero te puedo asegurar que vale la pena.